Al descubierto los convenios sin transparencia que disparan el plan de vuelos de Lavacolla

 

La Xunta de Galicia marca las cartas en el plan de coordinación aeroportuaria. Los convenios a punto de quedar al descubierto.

No es un secreto que los tres aeropuertos de la comunidad cuentan con “apoyos” -un eufemismo para no decir subvención- a la mayor parte de compañías que operan. Es algo que ocurre desde hace dos décadas y que se ha vuelto ya algo normal con la coartada del desarrollo del turismo como motor de nuestro PIB. A Coruña y Vigo en los últimos tiempos han proclamado a los cuatro vientos no sólo sus intenciones con respecto a sus respectivos aeropuertos internacionales sino que además publican con luz y taquígrafos los convenios que llevan a cabo con las distintas compañías para generar así una riqueza extra en sus áreas de influencia. La excepción a este modo de operar no sólo en Galicia sino en gran parte de la península es Santiago de Compostela. Su gobierno local, que genera una marca “país” discutible de un tiempo a esta parte y suyas son las portadas día sí día también de los periódicos, hace de la política aeroportuaria un grave episodio de oscurantismo con la aparente complicidad del gobierno gallego que es sospechoso de apoyar en solitario al más deficitario de nuestros aeropuertos pese a haber anunciado que no lo haría.
Publi_Vueling
Estos días es imposible desligar una cosa de la otra con la potente campaña que Vueling lleva a cabo tanto en su web oficial como en su publicación gratuíta en papel y digital –Ling-. La compañía con sede en Barcelona retiró el exitoso vuelo A Coruña-Amsterdam, la ruta con mayor porcentaje de pasajeros internacionales, llevándola a Lavacolla tras comenzar la venta de billetes desde su origen tradicional en Alvedro. Ya trasladada a Santiago, en palabras de la compañía “por motivos operacionales”, vemos como es acompañada de tres nuevas rutas internacionales más, algo inédito hasta el momento en el panorama aeroportuario gallego. “Casualmente” son rutas que aparecían marcadas en el plan de coordinación que relegaba los aeropuertos de las principales áreas gallegas a meras comparsas. Cabe destacar aquí las declaraciones de un directivo de Vueling, explicando que este año la ruta a Ámsterdam continúa inéditamente hasta el 26 de Octubre “respondiendo a una petición de las instituciones con las que trabajamos”, prolongando de modo artificial la ruta fuera de su clásico ámbito de demanda y haciendo patente el acuerdo institucional cuando se supone que no existe intercambio dinerario alguno desde el erario público.

Publi_vueling2

Hay que recordar que Vueling pidió por operar desde Santiago de Compostela un millón de euros para la ruta nacional a Palma de Mallorca. De ningún modo se ha reconocido acuerdo económico pero ahora queda plenamente al descubierto esta campaña promocional por distintos medios publicitarios para llegar al público. Algo análogo a lo ocurrido con Ryanair y la compañía cuya intención inicial era operar desde Alvedro, Turkish Airlines, pero que posteriormente cambió de aeropuerto “sembrando” de publicidad institucional la ciudad de Compostela.

Aunque el gobierno gallego se comprometió a no destinar dinero en exclusiva a las compañías aéreas ahora vemos claramente sus logos y el destino Santiago como promoción en medios de comunicación. En junio era sencillo verlo en la revista corporativa Ling. Desde antes de ayer además encontramos en vueling.com una promoción conjunta cuyo lema es “Escápate de la rutina, vuela a Santiago”. No hay forma de conocer el convenio ni los sujetos que intervienen en esta campaña que como va siendo ya una mala costumbre, son pura opacidad, al borde de la ilegalidad ya que las subvenciones directas a compañías aéreas están prohibidas en el ámbito de la Unión Europea. El modus operandi es el clásico, convertir las subvenciones en convenios de “promoción turística” -aunque a Galicia no llegan ni un 5% de los turistas por avión- comprándose páginas en revistas corporativas o campañas en sus webs que se pagan con precios fuera de mercado o exentos de toda métrica pero que de este modo cubren el montante de los acuerdos. Sin duda todo parece indicar que se clarifica el motivo por el que “llovieron” rutas en exclusiva hacia el aeropuerto de Lavacolla y la cancelación de enlaces de alta rentabilidad como el de Ámsterdam desde Alvedro. Parece que las “recomendaciones” siguen las pautas de un plan político que obvia la sagrada ley de oferta y demanda.

ACTUALIZACIÓN:

No nos deja de sorprender el oscurantismo con el que se mueve el dinero en Galicia con el único fin de ocultarlo a la población. Una vez más, esta misma semana, salen a la luz convenios -acuerdos, pactos, tratados, contratos, conciertos, ajustes, compromisos,…- todos sinónimos de un término que parece vetado si va ligado al de Aeropuerto de Lavacolla.

Nos preguntamos:

¿Qué hace el logotipo de la Concejalía de Turismo de Santiago de Compostela en un concurso de Vueling en Roma para celebrar los 7 millones de pasajeros transportados desde el Aeropuerto de Fiumicino?

grazieromavueling

 

Subvenciones que no existen, convenios que no existen, contratos que no existen… pero que van dejando tras de sí pruebas irrefutables de su existencia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
banner