Artículos en la Categoría: Opinión

¿Coordinación o manipulación? Parte I

 

Análisis del Plan Estratégico del Sistema Aeroportuario de Galicia

La última reunión del mal llamado “Comité de Coordinación de Rutas” nos mostró la semana  pasada una de las más bochornosas muestras del patético circo en que se está convirtiendo la gestión del tráfico aéreo de Galicia. De la cita contamos con un documento que es resumen ejecutivo en seis páginas. Lo llaman “airía” con gran perspicacia, diferenciando en colores lo de “AIR”. Gran perspicacia, conselleiro Hernández.

Digo seis ya que la séptima es su portada, que no tiene desperdicio. Empezamos rematadamente mal. El “Plan Estratégico del Sistema Aeroportuario de Galicia” nos presenta un mapa esquemático en el que se incluye el aeropuerto de Oporto, que no sólo no está en Galicia: es que ni siquiera está en España. Hay que deducir que es una mera treta psicológica: agitamos desde la mismísima portada del documento la existencia del Sá Carneiro para hacer ver como válida una vez más la teoría del gran aeropuerto central. Un preanuncio que luego se va desvelando como cierto a lo largo del documento.

Hay que reconocer que el texto empieza bien. Hace una declaración de intenciones correcta y nos cuenta los factores que influyen en el tráfico aéreo de Galicia. Nada nuevo para alguien que conozca el mundo del transporte:

Factores intrínsecos, asociados a la población y la actividad económica. Dicho en cristiano, la capacidad que tiene Galicia para generar tráfico.

– Factores extrínsecos La gente que viene de fuera. Turismo y migración, dice. Al menos reconoce que la migración tiene un efecto residual, y que las rutas soportadas en su tráfico por gallegos emigrados y sus descendientes no son viables.

– Factores inductores Nos cuentan un rollo bastante aparente, que al final viene a significar que es tráfico generado artificialmente a base de subvenciones a las rutas aéreas. A más subvención, más pasajeros (¿se lo habrá explicado Michael O´Leary?) y además nos dicen que están sometidos a criterios políticos y estratégicos.

A continuación nos proponen los factores inductores como una buena idea para incrementar el tráfico de los aeropuertos gallegos. Pero, eso sí, asociados a la variable Turismo. No sería mala idea si no fuese porque el turismo representa en torno a un 11% de la economía gallega. Es decir, vamos a planificar nuestro sistema aeroportuario ignorando al 89% de nuestra economía, al parecer. …sigue leyendo>>

Alvedro no quiere un millón de pasajeros

 

Al menos no los quiere a cualquier precio. El aeropuerto coruñés está inmerso en una senda de crecimiento que hace posible la vuelta al millón de pasajeros durante 2014. Sus registros estadísticos de los últimos meses están convirtiendo a Alvedro en la envidia aeroportuaria no solo de Galicia sino de gran parte de España por sus crecimientos porcentuales tan altos. La gran sangría que la instalación vivió desde la caída de Spanair —aquellos tres e incluso cuatro vuelos a Barcelona con todas las compañías que operaban— y luego la espantada en Barajas de easyJet y consecuentemente la desaparición de su ruta a Madrid habían dejado al aeropuerto coruñés mal herido. Durante la temporada de verano pasada llegó el convenio con Air Europa y tanto la competencia como una oferta adecuada a la demanda empezaron a tirar de los registros hacia arriba de nuevo. Todos miramos ilusionados la vuelta al millón de pasajeros. Alvedro enlazaba Madrid, Barcelona, Sevilla, Lisboa, Londres… y Ámsterdam en temporada de verano. Durante el pasado invierno se unieron Bilbao, Tenerife y Gran Canaria configurando una lista de destinos que ya empezaba a dar forma a un aeropuerto acorde a su verdadero enfoque. Además en la primavera de 2015 llegará la inauguración de la ampliación de pista hasta casi 2.400 metros lo que por fin hará posible el enlace con cualquier destino europeo sin las históricas restricciones de peso.

Y así fue como llegó el jarro de agua fría. El Comité de Coordinación Aeroportuaria, que se vuelve a reunir hoy, y que cuenta con el apoyo de nuestro Gobierno local, relega a Alvedro a un papel anecdótico desoyendo incluso las recomendaciones de la propia AENA. Se propone el abandono casi total de las rutas internacionales. La afrenta desde un principio no parecía más que una bufonada hasta que cobró forma hace un par de semanas. Alvedro no puede abandonar bajo ningún concepto su dimensión europea y de conexión con los principales hubs aeroportuarios del continente. Esto tiene que estar hoy en la mesa del comité. No solo se debe contar con Londres o Lisboa, sino con Ámsterdam, París, Frankfurt y Estambul, la ruta que por cierto nació coruñesa y que se vio extirpada cuando los aviones estaban a punto de aterrizar. Mientras, llega una tercera frecuencia a Barcelona como moneda de cambio cuyo único valor es contabilizar más pasajeros hacia la pequeña terminal de Alvedro. Con la mente puesta en los tiempos en que incluso había una cuarta hacia la ciudad condal, se nos antoja ahora un truco de trilero para una urbe que basa no solo en el negocio sino en el turismo su estrategia de desarrollo económico. El área coruñesa, con los últimos datos en la mano, es líder de Galicia en ocupación de camas, ingresos por turismo y ejerce con eventos como el Fórum Gastronómico de imán atrayendo visitantes a Galicia. Históricamente los organismos vinculados al turismo de la capital herculina han solicitado al Gobierno local e incluso al de todos los gallegos, la implantación de rutas internacionales que permitan reforzar esta posición no solo de crecimiento turístico sino apuntalar aún más este nuevo liderazgo. Ahora el Comité no puede cercenar las aspiraciones coruñesas y pisar el freno en el mejor momento. Alvedro no necesita un millón de pasajeros a cualquier precio para poder lucir un bonito registro estadístico a final de año, necesita cumplir las metas que el área de mayor pujanza económica de Galicia reinvindica para seguir arrimando el hombro y sacar del vagón de cola a nuestra comunidad, en ocio y en negocio.

Vueling, British Airways, Heathrow, Gatwick…

 

Vamos a estudiar todas las opciones:

 

 

1- En primer lugar cabe la posibilidad de que el vuelo se mantenga sin ninguna variación, es decir operando Vueling desde Heathrow. A estas alturas no deberíamos pensar que aún cabe esta posibilidad. Como aquí se describe los slots que usa Vueling desde Heathrow, propiedad de Iberia son un pastel demasiado apetecible para BA, una compañía en expansión al desmantelar a Iberia tras la fusión llamándose IAG (Para mi eso es british con otro nombre). Pero este no es el tema. Debido al crecimiento de British necesita crecer, pero no en un aeropuerto secundario, claro como sería Gatwcik, sino en el principal, Heathrow, y mientras tenga posibilidad de hacerse con más slots, lo hará.
…sigue leyendo>>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
banner